Inicio

Gobierno Centavero

Deja un comentario

Dos Centavos

#GobiernoDeA2Centavos es el hashtag que cundió el fin de semana pasado antes de que se liberen los precios de las gasolinas y el gobierno federal, tan sensible de las demandas ciudadanas, ha vuelto a rebajar 1 centavo más el precio del litro de gasolina, lo que hace un acumulado de 3 y nos pone en la puerta de la recuperación económica.

Si bien el transporte público exige un alza de 2 o 3 pesos, las tortillas subieron 2 pesos por kilo y, en general, bajo el agua los precios suben un 20%, pero la rebaja en la gasolina desde la perspectiva del gobierno federal es suficiente para combatir esas alzas.

…a menos que este miércoles amanezca la gasolina con ootra rebaja de 1 centavo, porque entonces sí debemos prepararnos para administrar la abundancia (porque la merecemos).

Anuncios

Requiem por la cultura en México, adiós al Museo del Escritor

1 comentario

Requiem por el Museo del EscritorLa cultura y sus diversas expresiones siempre habían formado parte si no de los intereses, sí de las apariencias de los gobernantes de nuestro país. Tradicionalmente los artistas más sobresalientes eran considerados parte del inventario de los regímenes presidenciales, los de menor jerarquía pero cierta fama se vinculaban con los gobernadores (considerándolos “embajadores de los estados”) y las fuerzas básicas (futbolísticamente hablando) de las artes y los esfuerzos por foguear y encontrar a nuevos valores se dejaba a las municipios (en el caso de los estados) y las delegaciones (en el caso del Distrito Federal).

Para las autoridades, las expresiones históricas y culturales (clásicas como la escultura, la pintura, la música y las nuevas como el performance, el graffiti, la multimedia) no podrían entenderse cabalmente sin la existencia de recintos que mostraran de forma digna la producción artística nacional. Lo mismo se han creado espacios como el Palacio de Bellas Artes, el museo de la Revolución o el de Arte Moderno, que lugares para el performance como X Teresa, de fotografía como el MAF, del Calzado y hasta un extraño lugar conocido como el museo de la cerveza.

Célebres fueron en su momento las reuniones de carlos salinas de gortari con los artistas e intelectuales de su época, incluso desde antes que fuera presidente. El extenso uso que hizo luis echeverría de rasgos considerados inequívocamente mexicanos en sus celebraciones y giras, así como la coptación de los artistas para loar su régimen duraron mucho tiempo en el comentario y la anécdota. El reparto de becas, premios (bajo y sobre el agua), reconocimientos y hasta puestos públicos para los encumbrados eran hecho común.

Más nada es permanente y mucho menos si está asociado con intereses de los políticos, la cultura en cualquiera de sus variantes ha dejado de tener relevancia para ellos y, por tanto, dejado de ser sujeto de apoyo y difusión.

Hoy en materia de política cultural lo que domina es la ignorancia, el desprecio por todo aquello que signifique historia y arte, en ese sentido el ataque sistemático que se ha hecho desde hace muchos años contra la educación ha rendido frutos, tanto en la población en general como en los funcionarios públicos.

Enrique peña nieto, lamentable presidente de la república, parece que tiene un empeño especial en demostrar en cada ocasión posible su falta de conocimiento, de cultura general, de no poseer los conocimientos mínimos, por ejemplo, de la geografía del país o de el nombre de las instituciones de gobierno, ya no digamos de otros países u organismos internacionales. Y de ahí para abajo.

El recorte de 4 mil 700 millones de pesos anunciado por la presidencia contra la actividad cultural demuestra fehacientemente cuál es el interés en el rubro.

Así, no es de extrañar que se cierre las puertas a todo lo que signifique, huela y se escuche como cultural, que se tenga un máximo desdén por esfuerzos particulares o grupales encaminados en ese sentido, que sean despreciados, ignorados y hasta agredidos los pocos avances que se dan y no tengan la “bendición” del político en turno.

En este grosero ámbito de ignorancia sobre el valor de las expresiones culturales es que cayó el esfuerzo del escritor René Avilés Fabila por heredar a la Ciudad de México, en particular, y a todo el país muestras del trabajo de notables escritores, poetas, cuentistas, tanto de su obra como de sus efectos personales, englobado todo en el Museo del Escritor, que se ubicó temporalmente en el Faro del Saber Bicentenario de la delegación miguel hidalgo.

El Museo el Escritor, un pequeño recinto realmente, ha sido agredido por las actividades de remodelación que a emprendido el delegado víctor hugo romo en la zona del Faro Bicentenario, sin importar que se dañaran primeras ediciones, efectos personales, herramientas de trabajo que pertenecieron a personajes tan notables como Rodolfo Usigli, Rubén Bonifaz Nuño, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Juan José Arreola, Juan Rulfo, y un largo etcétera.

Y de acuerdo con lo expresado por Avilés Fabila en su cuenta de Facebook, el escritor solicitó apoyo de “millonarios como Slim, las de tres presidentes de la República, cuatro secretarios de Educación Pública, cuatro jefes de gobierno capitalino, diputados, senadores, todos estos relacionados con cuestiones culturales y educativas. No hubo respuesta”, ante ese panorama indicó que le parecía que el proyecto del Museo del Escritor había llegado a su fin.

Justamente la breve vida y el punto final del Museo del Escritor ilustra fehacientemente el derrotero de la actividad cultural en nuestro país: ningún interés, ningún conocimiento, falta de respeto y continuo intento por desmontar lo ya hecho.

No sólo de economía vive el hombre, también de educación y cultura, pero hoy en México nada de eso importa.

Traiciones y protestas, se repite la historia

Deja un comentario

  • México y su historia de personajes apátridas
  • Los gobiernos agravian, el pueblo protesta
  • El retroceso del desarrollo ya supera los 100 años


José Yves Limantour - Luis VidegarayFuera del interés monetario personal, no se puede entender qué es lo que obliga a los políticos y funcionarios, así como a los grandes empresarios y “empresarios-forzados” (alias prestanombres), así como a mexicanos de a pie sin posibilidades de llegar al nivel económico de los anteriores, a emprender esfuerzos devastadores contra todo un país permitiendo que junto a su población sea arrasado por otras naciones, empresas y personas igualmente inescrupulosos.


México ha desarrollado una historia plagada de ambiciones personales, traiciones a la patria, injerencia extranjera (primordialmente estadounidense), hipocresía, entreguismo, ignorancia, la práctica extrema del “quítate tú para ponerme yo”, aspectos todos a los que se recurre de manera permanente.

Marcada la vida del país por el signo de la malinche, la interprete que facilitó el trabajo de conquista a hernán cortés, en esfuerzo personal y de los tlaxcaltecas, quienes se aliaron a los españoles para derrotar a los aztecas, en empeño grupal, se han sucedido una retahíla de personajes y conjuntos que han buscado a toda costa entregar el destino del país a quienes consideran sí pueden manejarlo.

Pasando por santa anna y medio país en su venta de garaje, porfirio díaz y el regalo de las empresas nacionales, los conservadores y su aferramiento por tener un emperador extranjero, así como los científicos capitaneados por el ministro de Hacienda josé yves limantour impulsores definitivos de le entrega de las industrias extractivas nacionales a manos extranjeras, se conforma un arquetipo que no ha dejado de estar activo con sus símiles actuales.

Justamente la excesiva tendencia de los grupos de élite por la vida fácil, la fortuna súbita y el menosprecio por todo lo que no es de su propiedad, ha sido el origen de las revueltas armadas nacionales, que sin embargo han sido absorbidas por el enorme poder de adaptación de esas élites y que vuelven a poner a sus servicio los resultados de esas confrontaciones, dejando al pueblo en condiciones peores a las que se encontraba previamente.

Hoy, como resultado de la re edición de esos grupos y personajes apátridas que han plagado la historia de nuestro país estancando en 100 años su desarrollo, las protestas que se han dado a lo largo y ancho del país, sobretodo en la Ciudad de México, son parte de los esfuerzos de una población que está sintiendo nuevamente un altísimo grado de opresión.

La quema de un árbol de navidad patrocinado, el cerco a las cámaras legislativas y las marchas de protesta contra las agresiones gubernamentales, se han mostrado como una alentadora toma conciencia de la ciudadanía respecto de sus derechos, pero sobretodo de su valor como eje en la constitución de un gobierno.

El estado de cosas en el que se encuentra el país se ha visto representada por un error de cálculo del gobierno del distrito federal (además de oscuras maniobras para manipular la percepción pública), al aumentar el precio de la tarifa del metro con una argumentación insostenible por falaz y fácilmente rebatida.

Pero, no es solo la tarifa del metro, la crispación es provocada por todas las medidas que los gobiernos de miguel ángel mancera, como representación de los gobiernos estatales, y enrique peña están tomando para vender el devenir del país junto con su población.

La protestas son criminalizadas y tratadas con violencia, pero quieren que las personas “agradezcan” las agresiones policíacas y políticas, ignorando las garantías individuales que “ampara” la constitución y pasándose por “los güevos los preceptos en materia de derechos humanos.

Las nuevas administraciones gubernamentales han dado manga ancha al empresariado, tanto al nacional como al foráneo, lo que ha traído consigo que las compañías estén despidiendo personal, tercerizando las labores, estableciendo horarios laborales esclavizantes, bajando los salarios y eliminando prestaciones, pero exigiendo formación de excelencia.

El país va volando rápidamente hacia un desastre económico y social de proporciones inimaginables, mientras sus responsables, que deben creerse inmortales o no sujetos de los efectos colaterales de sus destructivas acciones, se la han pasado recibiendo auténticas carretadas de dinero.

Con todo, aún hay personas que defienden a cocacola, a las indefendibles y lesivas medidas gubernamentales, así como la inevitable irrupción de compañías globales en el ámbito petrolero. Hasta ahora pocos han visto el desastre que representará el grave pérdida del poder adquisitivo así como las hordas de desempleados que surgirán y, por consecuencia, la pauperización del país.

Nadie saldrá indemne de semejante proceder, mafioso, de los gobiernos, funcionarios y empresarios coludidos, apoyados además de la incomprensible ayuda de un fuerte número de gente sin criterio (o “lamesuelas”).

La historia y desarrollo de México ha sufrido un retroceso mayor a un siglo y tiene a sus modernas generaciones de apátridas, ¿las nuevas luchas populares terminarán, como ha sido hasta ahora, siendo asimiladas por el status quo?

En el camino

Dicen que en las taquillas del @STCMetroDF si recargan su tarjeta de pasajes no se puede ver en la pantalla los montos existente y cargado. Al pasar al torniquete no existe el saldo cargado, si se reclama mandan al usuario a la ching… metro Juárez, porque la tarjeta que tiene mucho tiempo usando “siempre ha dado problemas”.

Pregunta: ¿esa es otra modalidad de @manceramiguelmx para hacerse llegar fondos para la reconstrucción del metro?

Older Entries

A %d blogueros les gusta esto: