eduardo medina moraCínico, desvergonzado, mentiroso, hablador, tergiversador, acomodaticio, advenedizo, servil (a los poderosos, claro), imparcial… aunque tal pareciera que se enumeran las cualidades del enrique peña nieto, no es así, esta vez se trata de la flamantísima, nueva y muy anunciada llegada a la tremenda corte de injusticia de la nación, que estará ahí por 15 años: eduardo medina mora.

Pese a no cumplir con las debidas condiciones para ser elegido juez de la tremenda corte y al rechazo popular expresado en una petición a través de la plataforma Change.org, medina mora fue encumbrado por el “mandato televisivo” (muy superior al presidencial), en consonancia con el relevo en la XHPGR y la construcción de la nueva telebancada en la cámara de diputables.

Sirva pues el primero de los casos para ejemplificar cómo en un plazo de dos años es posible desmontar a tal grado un país, que no sólo ha visto la privatización de las empresas paraestatales que faltaban y la apuración por hacerlo en la distribución de agua, que hasta los llamados poderes de la unión se han enajenado a un grupo televisivo vía sus leales.

Hace ya tiempo que se sabe de la ley televisa en al ámbito de las telecomunicaciones, de cómo la empresa que da nombre a la ley empujó a un oscuro gobernante a la estratósfera política y este, en pago a los favores recibidos, se ha encargado de llenar con alfiles televisivos espacios tan significativas como congreso de la unión, la pgr y hasta la misma presidencia.

En todo el perverso guión de dominio total trazado desde las oficinas televisivas, sólo hacía falta la parte que, por si acaso, estuviera en la última instancia legal para cubrir las espaldas… para contener las posibles controversias constitucionales que se llegaran a generar, al espacio donde ya no hay vuelta atrás en los fallos sobre algún conflicto: la tremenda corte (AKA: suprema corte de justicia de la nación).

Así, anótelo, el recién llegado eduardo medina mora se convertirá en presidente de la tremenda corte una vez que el actual (luis maría Aguilar morales) ya no esté en el cargo, sea que termine su periodo normal… o anticipado, para que lo asuma el enviado televisivo y pueda hacer lo que muy bien sabe hacer: encubrir y proteger a sus patrones.

Mientras medina mora se prepara para encabezar la defensa (que se antoja innecesaria) de los casos evidentemente delincuenciales de sus patrones, la televisión y sus merolicos repetirán hasta la saciedad que este es un país de caramelo y una de las más recientes frases de peña nieto: “México, y es algo que no apreciamos suficientemente, lleva décadas de gran estabilidad política y social, pocos países en el mundo pueden apreciarse de ello” (http://tinyurl.com/nf7qj9j).

Anuncios