Inicio

Estado fallido y estado mafia, imagen del régimen político mexicano en el mundo

Deja un comentario

Estado FallidoEl retroceso, el cinismo, la corrupción, la represión y el narco gobierno, son las marcas que las presentes administraciones gubernamentales (locales, estatales y federal), están sellando a fuego en la psique no solo de los habitantes del país sino del mundo entero.

El estado-mafia al que elude el diario francés Le Monde (http://tinyurl.com/lzhrmja) es un símil de lo que el presidente uruguayo José Mujica señaló como estado fallido (http://tinyurl.com/mhfytb7), aunque posteriormente matizaría su declaración, y a lo que tanto hemos visto los mexicanos a lo largo de primer bienio de enrique peña nieto: Altísimos niveles de inseguridad, aplicación de lesivas reformas federales, deterioro progresivo del poder económico popular, excesiva muestra de corrupción en todos órdenes de gobierno, cínica relación con elementos del crimen organizado y protección de estos, así como la abierta utilización de la televisión (particularmente televisa) como medio psicológico de control de masas.

Sin embargo, los cálculos alegres del ente presidencial y sus esbirros se han encontrado con la necia realidad, que en los últimos meses les ha estado demostrando una y otra vez no tienen nada bajo control, advirtiéndoles las consecuencias nefastas de apoyar sus “avances” sólo con discursos y de festinar ganancias mucho antes de que estén sentadas las bases para ello.

Los casos de Ayotzinapa, de Tlatlaya, de la casa blanca, de la multitud de fosas clandestinas encontradas en Iguala, los enfrentamientos entre infiltrados del ejército y granaderos del gobierno del Distrito Federal para generar un falso clima de desestabilización y con ello justificar la represión contra participantes o no de las manifestaciones, las expresiones de repudio a peña nieto en muchos países, así como reportajes y notas informativas internacionales que hablan de un estado mafioso coludido con los grande capos del crimen organizado, dan cuenta de la realidad que sólo el gobierno federal y sus esbirros se niegan a ver.

Sin duda estamos de vuelta a finales de los años 70 y principios de los 80 del siglo pasado, cuando la estulticia y nepotismo priista estaba en la plenitud del pinche poder con personajes como lopez portillo, el negro durazo y hank gonzález, que hacían y deshacían a su antojo en el país, relacionándose con las cabezas del crimen organizado y teniendo en el negro una de ellas, con excesos policiacos en todos los sentidos, negocios a beneficio propio o de familiares, casas particulares de proporciones palaciegas con origen en los dineros públicos y la instauración de la máxima pesadilla política del país: la instauración del grupo atlacomulco.

Justamente, debido a razones de edad, ese es el escenario del que abrevaron la mayoría de la actual clase política mexicana, los años finales de los 70 y principios de los 80 fue su escuela, donde se empaparon de la práctica del totalitarismo y la relación con la delincuencia, donde se recibían clases de represión provocada por el estado como herencia de los años 68 y 71. Es ahora que sujetos como miguel ángel mancera, enrique peña nieto y jesús almeida, por mencionar algunos, aplican lo que en sus años de párvulos aprendieron desde la aplicación corrupta del poder.

Hoy, si bien las acciones no se les han dado del todo y se ha presentado férrea resistencia ciudadana, es muy cierto que nadie como el estado-mafia del pri con experiencia probada para reventar manifestaciones, infiltrar provocadores, generar violencia e incertidumbre, inventar grupos delincuenciales de todos los niveles, para después erigirse como el salvador de la población en los momentos aciagos.

Pero aun así, con toda la experiencia en beneficiar a sus compas y generar clima de miedo, se ha encontrado con la indignación generalizada, la difusión en las redes sociales del enojo ante los excesos y el constante recordatorio que este sexenio priista representa, más que nunca, un estado fallido y esa, le guste a quien le guste, es la imagen que tiene el régimen político de México en el mundo.

Anuncios

Los pregoneros dicen: El diablo está en Ayotzinapa

Deja un comentario

infiltrado Ayotzinapa

Ayotzinapa es omnipresente y omnipotente, está en todos lados al mismo tiempo y hace lo que quiere, nadie le respeta pero todos le tienen miedo, quién se atreve a ir contra ella pregunta, a nombre de todos los pregoneros) desesperado el ínclito escribidor ciro gomez leyva (http://tinyurl.com/poklb5g), quién será capaz de enfrentarla preguntan otros. Nadie puede nada contra ella, el diablo está en Ayotzinapa.

Todo indica que Ayotzinapa está empeñada en destrozar el orden establecido, es atacar a las instituciones, en golpear de forma despiadada a los guardianes del orden sin importar su nivel (hasta el ejército teme por el estado de derecho), provoca dudas sobre el trabajo del poder judicial y atenta a la castidad de la figura presidencial y sus allegados.

Ayotzinapa es tan malvada que incluso provoca que la imagen del país en el mundo sea negativa, que se aleje el turismo, que no lleguen las inversiones, que no se venda la industria petrol… (bueno, eso no va a pasar ni con el apocalipsis), que se haya dado un amparo al chapo guzmán, que se haya encarcelado al pobre químico granier, que la economía vaya en picada pese a los terribles esfuerzos orales de luis videgaray y se haya sabido que peña nieto vive en la Casablanca que compró la gaviota – su esposa – en abonos chiquitos (¿la habrá comprado en elektra?)

Para realizar sus tropelías integra en sus cuerpos de acción a personas que portan corte y actitudes militares y lo mismo apaga el fuego centroamericano, que incendia el metrobús, que saquea comercios y camiones de transporte de mercancias, que secuestra camiones de transporte de pasajeros, que cierra carreteras, que toma casetas, que hace arder edificios, que ataca a políticos de una izquierda desdibujada, que tumba gobernantes locales, que ataca palacio nacional, que ataca a los animales y se traga a los niños, todo eso (más lo que se les ocurra a los medios) hace Ayotzinapa al mismo tiempo.

También es culpable de que los esfuerzos orales de luis videgaray por explicar que la desaceleración de la economía es realmente un beneficio para el país, del sufrimiento de chuayffet con los chavos politécnicos que no dan su brazo a torcer no tampoco dan motivos para reprimirlos, de que ahora más que nunca miguel ángel mancera se haya mostrado como tapete del gobierno federal, de que senadores y diputados locales y federales estén siendo desenmascarados en sus más aberrantes apetitos (de todo tipo), de que los hijos y allegados de los políticos y la política muestren que viven en el limbo y adopten actitudes racistas, de que se conozcan las transas y negociaciones en lo oscurito de los medios vendidos al poder federal, de que osorio chong no pueda ser presidente y de que murillo karam ya no pueda ser fiscal general.

Así es, gracias al gobierno federal y sus infiltrados, el diablo está en Ayotzinapa.

Protestas, gobierno federal e infiltrados, riesgo de polarización

Deja un comentario

Agresión Alejandro EncinasLa combinación entre la inactividad del gobierno federal y la actividad de sus infiltrados en todas las grandes manifestaciones que se han realizado en el país en los últimos meses están logrado su cometido: la división y polarización de las protestas, así como sus destinatarios.

Hoy, cuando se desarrolla una manifestación sus integrantes procuran no ser violentos y no responder a provocaciones, actitud que les ha ganado la simpatía de la ciudadanía, además que las causas que defienden son legítimas y ampliamente aceptadas.

También, ya no se va a una manifestación con la pura voluntad de cambio, se han agregado elementos de contacto y difusión, así como una vigilancia permanente al desarrollo de la actividad de protesta, para evitar la contaminación por infiltrados que se quieren presentar como de diverso origen, pero que ha quedado claro son enviados del gobierno federal.

Con esa evolución de las protestas, la estrategia del gobierno para desacreditarlas necesariamente cambió, planeando agresiones a elementos y espacios significativos a nombre del espíritu de la manifestación aunque sean evidentemente ajenos y lejanos a lo que está aconteciendo al momento, como los incendios (curiosa coincidencia) de una unidad de metrobús en Ciudad Universitaria y de la puerta mariana de Palacio Nacional.

Aunque se ha dado cuenta de quiénes son los infiltrados, publicado en las redes sociales imágenes, videos y comparativos que demuestran su pertenencia a instituciones del gobierno federal (más señaladamente del ejército), las autoridades ningún castigo ejercen sobre ellos al ser parte del stablishment, pero si procuran allegarse chivos expiatorios por medio de la policía local (como los granaderos del DF) y con ello cumplir la cuota de escarmiento y miedo (aunque los detenidos, con lujo de violencia, poco o nada tengan que ver en el asunto del que los inculpan).

La idea es quitar reflectores, en la mayor medida posible, al gobierno federal y al pri en particular con miras a las elecciones de 2015, dejando el trabajo sucio a otros actores, mayormente al gobierno del Distrito Federal y a los políticos emanados del prd.

Así, la protesta contra personajes políticos se ha centrado en los que pertenecen al partido del sol amarillo, protestas que se han traducido en agresiones directas contra cuauhtémoc cárdenas y alejandro encinas y verbal contra jesús zambrano, pero hasta el momento no se ha visto que se increpe a alguno del pri, ¿entonces los amarillos son los villanos de moda o es que alguien está enfocando las baterías contra ellos para evitar que les llegue a los políticos tricolores (que por cierto se han mantenido muy callados)?

No sólo se debe mantener alerta durante las manifestaciones, quienes las organizan deben estar atentos de los eventos adyacentes que enarbolen su misma bandera para realizar una serie de deslindes o adhesiones según sea el caso.

La división y la polarización de la protestas siempre es un riesgo latente, los gobiernos tiene expertos en ese tipo de acciones, si no se cuidan hasta los detalles más nimios una demanda legítima puede ser atomizada, ampliada a muchas vertientes, restarle fuerza y finalmente desaparecerla, el movimiento #YoSoy132 es una muestra de ello.

Las protestas y el apoyo nacional e internacional por los hechos de Ayotzinapa pueden ser el elemento que aglutine por fin a la población del país en la búsqueda de lograr un cambio verdadero o sucumbir ante los poderes fácticos (que tienen muchos peones para defenderlos) y convertirse sólo en la memoria como lo que pudo haber sido.

Older Entries

A %d blogueros les gusta esto: