Racismo y Xenofobia
El no reconocer los propios orígenes y siempre aspirar a parecerse a alguien muy distinto a sí mismo, actitud archireconocida como malinchismo, es una forma de ser de permanente referencia en México utilizada como exorcismo a lo que se considera incivilizado (analfabeta, pobre, feo) y rechazo permanente de la identificación nacional.

El malinchismo en si supone un problema sólo para quien se siente atacado por el significado del término y busca afanosamente desapegarlo de su propia realidad (rasgos físicos, familia, origen étnico, consumo alimenticio y estilo de vestido), pero escala sus efectos cuando quien lo practica lo proyecta de forma visceral al exterior y lo convierte en racismo y xenofobia (con sus extensiones de prepotencia y autoritarismo).

Y es precisamente el racismo y la xenofobia lo que ha tomado las riendas del comportamiento diario en nuestro país, continuos son los enfrentamientos entre lo que tiene mucho, los que no tienen nada y lo que tratan de convencer a los demás que sí tienen aunque no tengan (y estamos hablando de educación, cultura, dinero), arrojándonos a una realidad absurda de apariencias e imitación de acciones y actitudes ajenas al proceso personal de cada individuo.

¿Cómo ese puede ejemplificar la transición del malinchismo al racismo y xenofobia?, baste ver la gran cantidad de ejemplo que le debemos a la imaginería popular en los calificativos de Ladies y Gentlemen, personas que han sacado lo más recóndito de sus frustraciones y las han descargado sobre quienes considerar “inferiores” a ellos. Así, en el caso de los hombres están los gentlemen de la Lomas, de Ixtapaluca y el de Oaxaca; en el caso de las mujeres, que al parecer son más impulsivas en lo que se refiere a los excesos, están las ladies de Polanco, la Sedesol, la Profeco, la Senadora y más recientemente la Chiles, entre otras. Todos los casos con dos denominadores comunes: tienen relación con el empresarial, pero sobretodo con el ámbito político.

Ya han sido muchos los casos de prepotencia y autoritarismo lo que hemos atestiguado a través de las redes sociales, como el de aquel empresario gasolinero que agredió a una familia indígena que comía sentada en la banqueta porque afeaba su establecimiento, o la regidora panista que agredió a una reportera por pasar antes que ella a la sede de su partido y hasta de Vicente Fox cuando habló de las “lavadoras de dos patas”.

En el colmo de los hechos, el panista carlos manuel Treviño núñez, funcionario del municipio de Querétaro entre 2006 y 2009, ataca por medio de su cuenta en Twitter a Ronaldo de Assis Moreira, Ronaldinho, la contratación bomba del futbol mexicano de primera división, al llamarlo simio brasileño.
Ataque en TW a Ronaldinho

Treviño núñez, en un texto de “disculpa” señala todo lo contrario a lo que había señalado en su agresivo twit contra Ronaldinho, que fue imprudente, que su declaración es ajena a la institución (panista) y sus principios y que el jugador tiene todos sus respetos (aunque no dejó de odiar a la gente que “estorba e inunda las avenidas” ni al “fenómeno idiotizante del futbol”).

Indudablemente, todos los personajes mencionados (y los que faltaron por mencionar) sólo han mostrado lo que en su fuero interno cargan como frustración, atacando con ira a lo que les representa algo de si mismos que quieren erradicar y no han podido o no han identificado.

Pero más allá de este tipo de actitudes, es más grave aún el hecho de que los castigos que con la legislación en vigor deberían aplicarse se diluyen entre vericuetos legales y peroratas verbales y escritas, tal pareciera que una simple multa y el escarnio público en las redes sociales es más que suficiente castigo para una actitud que debería tomada en cuenta más seriamente, máxime cuando la mayoría de esos ataque son perpetrados por detentan el poder económico y político contra aquellos que con su trabajo y votos hacen posible que los primeros puedan tener las canonjías de las que gozan.

BIFURCACIÓN

En los más recientes procesos de racismo, xenofobia y agresión, han brillado con luz propia los integrantes del partido acción nacional, al que se ha acusado de tener proclividad nazi en sus estatutos (con todos sus asegunes), partido que nació con la misión de regresar la actividad petrolera y sus ganancias a manos extranjeras, misión que ya han cumplido… ¿y ahora a desaparecer?

Anuncios