“Para los mexicanos es más grave que un portero
de la selección nacional, en cuyos pies está
el honor patrio, sea incapaz de detener un balón,
a que un funcionario ratero se lleve millones a
sus cuentas personales”. René Avilés Fabila.

 

Oribe Peralta

El héroe nacional.

México, país tan privilegiado en recursos naturales y ubicación geográfica; México, país tan abusado desde la peor herencia de la conquista española hasta la actual combinación político-empresarial dedicada a destrozar el país.

Dice un tristemente célebre cuento, que pretende ser chistoso, que cuando se estaba creando al mundo un ángel le dijo a dios que se estaba excediendo con los dones para la tierra mexicana, mientras que otros no tenía algo parecido; reflexionando el ser supremo, vio que el ángel tenía razón y dijo: A México le voy a mandar al pri.

Pero el creador no sólo le dio a los mexicanos al pri, también le agregó un fuerte deseo por la celebración y una extraña combinación de comportamiento conductista y déficit de atención.

Es caldo de cultivo ha sido siempre aprovechado por las castas dominantes, que aprendieron rápidamente a utilizar de forma constante la máxima “al pueblo, pan y circo”.

En México es precisamente el circo lo que ha tomado la mayor relevancia en la vida de sus ciudadanos; uno de los principales número del espectáculo ofrecido por los dueños de nuestra circense nación es el de títeres, donde se califican los movimientos de la marioneta, pero no de alcanzan a ver los hilos que los mueven.

Televisión, futbol, peligros catastróficos, miedo (al narco, a las enfermedades, al extraño enemigo), son elementos permanente del idearios nacional, buscando provocar inamovilidad de los habitantes del país y con ello creando incapacidad para exigir las mínimas garantías de vida (sean constitucionales o no).

Mientras que los verdaderos dueños del balón mexicano siguen repartiéndose el botín de los recursos nacionales, destrozando todo lo que sea necesario destrozar, quienes siempre son los afectados están acusando su déficit de atención mientras celebrando cosas que les están reiterando hasta la saciedad.

En la Cámara de Senadores se está vendiendo el país, se regalan los hidrocarburos a empresas trasnacionales que van a depredar la naturaleza, devastando los bosques y contaminando el agua, que sumirán a la nación en una crisis económica tan profunda al subir los precios de los artículos de consumo cotidiano, aplastando el salario y minimizando las oportunidades de empleo, que serán necesarias dos generaciones (50 años) para poder recuperar los niveles de 2012.

Pero todo eso qué importa, en Brasil 2014 la selección mexicana de futbol le ganó a su similar de Camerún por un gol a cero, tras dos goles anulados; ya prácticamente los ratones verdes son campeones del mundo. ¡¡A celebrar al Ángel de la Independencia!!

Anuncios