• Misma actitud a lo largo y ancho del país
  • Gobernantes temen a la reacción popular
  • Importante no salirse del presupuesto o salirse con él

Miedo y represiónDos hechos, dos, son que han venido a dar cuenta clara de lo que nos espera a lo mexicanos si es que no emprendemos un esfuerzo de largo aliento que obligue a cambiar el sentido de las medidas políticas aplicadas en unos cuantos meses (lo que antes tardaba años), representadas por estos momentos: Las celebraciones de independencia y el informe del jefe de gobierno del Distrito Federal.

Los gobiernos federal y locales han mostrado dos caras de si mismos, por un lado el manejo hasta el hartazgo de la mentira, difundida por sus integrantes y los medios de comunicación; y por el otro el miedo que tienen a la rebelión ciudadana, que ellos mismos empujan con sus actitudes y nuevas leyes que van en detrimento a la población.

En una perspectiva, el gobierno de la república, y enrique peña nieto como su representante, no dudó un sólo instante en mantener el engaño como su divisa y atacar las garantías constitucionales, en clara continuidad al trabajo que el hoy equipo presidencial realizaban cuando estaba en la gubernatura del estado de México y en la campaña por la primera magistratura, justificando sus agresiones bombardeando con simulación y elaboradas mentiras a la población del país a fin de convencerla de su “bondad y preocupación por el desarrollo de los mexicanos” (lo que sea que eso signifique).

La otra vertiente es representada por los gobiernos estatales, mostraron por qué la represión policíaca es hoy el puntal de sus administraciones y con ello el tamaño de su miedo ante la respuesta popular. El gobernador de Aguascalientes blindó el balcón desde donde daría el grito; guillermo padrés, gobernador de Sonora, fue metido en una cápsula de excesiva seguridad, cambió el protocolo dando “el grito” solo y constriñó al pueblo sonorense a una mínima y lejana zona del palacio de gobierno; pero la cereza del pastel la puso miguel ángel mancera, jefe de gobierno del DF, este martes 17 en su informe de gobierno, si bien el no “sufre la misma incomprensión” que otros gobernantes, amenazó con el uso irrestricto de la fuerza para contrarrestar las manifestaciones, amparándose en el daño a la ciudad y obviamente ocultando la protección directa a peña nieto, que admitió cuando dijo que seguiría colaborando estrechamente con el gobierno federal.

Salvo por los zonas del país que fueron terriblemente afectadas por el paso de la tormenta tropical “Manuel” y el huracán “ Ingrid”, a lo largo y ancho del país se repitió la misma actitud de miedo de los gobernantes ante la reacción popular, no obstante no cejan ni cejarán en su empeño por enriquecerse con los bienes nacionales de manera muy explicable o por lo menos seguir mamando del erario público.

Anuncios