Inicio

Simulación política y represión policíaca

Deja un comentario

  • Misma actitud a lo largo y ancho del país
  • Gobernantes temen a la reacción popular
  • Importante no salirse del presupuesto o salirse con él

Miedo y represiónDos hechos, dos, son que han venido a dar cuenta clara de lo que nos espera a lo mexicanos si es que no emprendemos un esfuerzo de largo aliento que obligue a cambiar el sentido de las medidas políticas aplicadas en unos cuantos meses (lo que antes tardaba años), representadas por estos momentos: Las celebraciones de independencia y el informe del jefe de gobierno del Distrito Federal.

Los gobiernos federal y locales han mostrado dos caras de si mismos, por un lado el manejo hasta el hartazgo de la mentira, difundida por sus integrantes y los medios de comunicación; y por el otro el miedo que tienen a la rebelión ciudadana, que ellos mismos empujan con sus actitudes y nuevas leyes que van en detrimento a la población.

En una perspectiva, el gobierno de la república, y enrique peña nieto como su representante, no dudó un sólo instante en mantener el engaño como su divisa y atacar las garantías constitucionales, en clara continuidad al trabajo que el hoy equipo presidencial realizaban cuando estaba en la gubernatura del estado de México y en la campaña por la primera magistratura, justificando sus agresiones bombardeando con simulación y elaboradas mentiras a la población del país a fin de convencerla de su “bondad y preocupación por el desarrollo de los mexicanos” (lo que sea que eso signifique).

La otra vertiente es representada por los gobiernos estatales, mostraron por qué la represión policíaca es hoy el puntal de sus administraciones y con ello el tamaño de su miedo ante la respuesta popular. El gobernador de Aguascalientes blindó el balcón desde donde daría el grito; guillermo padrés, gobernador de Sonora, fue metido en una cápsula de excesiva seguridad, cambió el protocolo dando “el grito” solo y constriñó al pueblo sonorense a una mínima y lejana zona del palacio de gobierno; pero la cereza del pastel la puso miguel ángel mancera, jefe de gobierno del DF, este martes 17 en su informe de gobierno, si bien el no “sufre la misma incomprensión” que otros gobernantes, amenazó con el uso irrestricto de la fuerza para contrarrestar las manifestaciones, amparándose en el daño a la ciudad y obviamente ocultando la protección directa a peña nieto, que admitió cuando dijo que seguiría colaborando estrechamente con el gobierno federal.

Salvo por los zonas del país que fueron terriblemente afectadas por el paso de la tormenta tropical “Manuel” y el huracán “ Ingrid”, a lo largo y ancho del país se repitió la misma actitud de miedo de los gobernantes ante la reacción popular, no obstante no cejan ni cejarán en su empeño por enriquecerse con los bienes nacionales de manera muy explicable o por lo menos seguir mamando del erario público.

Anuncios

Septiembre, mes del apátrida

Deja un comentario

  • De cangrejos y sombras de cactus
  • Inmovilismo nacional
  • Desunión como país, unión por televisión


¿Celebrar o no?Cuando pequeño, la llegada del mes de septiembre revestía un significado especial, las banderas nacionales de todos tamaños asomaban por las azoteas, puertas de autos y oficinas, por supuesto todo dirigido desde la televisión. Nos envolvía un aire de comida tradicional, de fiesta, de reunión familiar para presenciar “el grito” y hacerle segunda a las arengas del “señorpresidente” (que muchas veces no entendíamos), fueran las que fueran. Sin duda, tiempos románticos… o más ignorantes.

De entonces, también campeaban las ideas de la falta de unión y apoyo mutuo que los mexicanos “teníamos” como individuos y país, como el cuento de los botes de cangrejos, donde uno estaba cerrado porque eran extranjeros y se ayudaban a salir y el otro estaba abierto porque eran mexicanos y jalaban al fondo al que intentaba salir; o, como es sabido de todos, la imagen que de nosotros se manejaba en el extranjero: el sujeto sentado indolentemente bajo un cactus, envuelto en sarape y oculto el rostro por un gran sombrero de mariachi.

Las dos visiones arriba señaladas perdura hasta hoy, nada ha cambiado, la televisión se sobrepone a la influyente presencia de las redes sociales en internet y nos agrupa o divide según la conveniencia del momento; pero no solo, ahora la televisión ha tomado un poder tal que incluso se sobrepone a los poderes que suponíamos intocables y que actualmente se subyugan a sus mandatos.

El poder político, el “señorpresidente” y sus secuaces eran en antaño la personificación de la hipocresía, fingían trabajar por el bienestar del pueblo aunque este nunca llegará; hoy, el “señorpresidente” y sus secuaces son la personificación del cinismo, ya no fingen, ahora cometen sus tropelías a ojos vistos y se jactan de ello.

A lo que nunca han renunciado es al manejo de la fuerza bruta para salirse con la suya, del manejo discrecional del dinero público, del contubernio con los hoy inexistentes partidos de oposición y con la inescrupulosa clase empresarial, en detrimento del país, tanto en sus recursos naturales como humanos, pero siempre en su beneficio.

De que sirve conocer la corrupta trayectoria de Enrique Peña Nieto, cuando funcionario y gobernador del Estado de México, de su dudosa forma personal de vivir, si con el apoyo del cinismo dominador de masas de Televisa es el actual presidente de México…

De qué sirve que una diputada le recite su ambiciosa trayectoria al actual secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que sin rubor alguno llevó a cabo un plan de largo plazo para enriquecerse junto a sus compinches con el desmantelamiento de la industria energética nacional, si de todos modos lleva a cabo la “reforma energética”…

De qué sirve que, además de que gracias a su ingeniería financiera hasta ahora no ha sido posible comprobar con documentos que se ha enriquecido explicablemente, nos hayamos dado cuenta que Andrés Manuel López Obrador quiso dinamitar la protesta de la CNTE desalojando el Zócalo capitalino a favor de Peña Nieto y al no lograrlo convocó a otra reunión en fecha posterior dejándolos “morir solos”…

De qué sirve saber que ya no existen en México los partidos de oposición, porque tanto el PRD (y sus satélites) y el PAN ya están coludidos con el “señorpresidente” y el PRI (también con sus satélites); que se liberan ladrones de cuello blanco, narcotraficantes, policías asesinos, secuestradores, todos afines al sistema actual; que se estén regalando las industrias y recursos nacionales a destructivas empresas y gobiernos extranjeros; que se esté desmantelando el sistema educativo a favor de voraces empresarios nacionales…

¿De qué sirve tener información fidedigna de todos los temas que no interesan al alcance de prácticamente cualquiera, si seguimos como los cangrejos y sentados a la sombra del cactus?

Viéndolo a la distancia, en este septiembre de 2013 seguimos igual que en el septiembre de 1980: ignorantes, desunidos como país y unidos para ver “el grito” por televisión.

Mentiras, reformas y… ¿reacción?

Deja un comentario

Informe de gobierno sin sorpresas

Uno miente, el otro… ¿se deja engañar?

¿Reaccionará la población de todo el país
o sólo de una parte?

Televisa - Presidencia EPNNada más cruel para los habitantes de un país que estar seguros del cinismo de sus gobernantes, de saber que ante la ambición de estos sus reclamos y opiniones no valen, de ser testigos forzados de su propia pauperización, del resurgimiento de los peores vicios de los actores políticos y que sus propias urgencias no le permitan enfrentar tales agresiones.

El desarrollo de una nación o persona responde naturalmente a la evolución, a superar etapas y mostrar avances en comparación a lo ya transcurrido, con ello obtener dividendos que sean beneficiosos a si mismo. La vida político-económica de México no responde a esa lógica, más aún da pasos en sentido contrario.

En estos días iniciales de septiembre lo típico es analizar y pensar sobre los planes y propuestas contenidos en el informe de gobierno que presenta el presidente de la república respecto del ejercicio inmediato anterior a este, sin embargo en nuestro país son los hechos previos los que han tomado relevancia.

El que los medios de comunicación (Televisa en particular) y los partidos políticos impulsaran y admitieran desde 2006 que Enrique Peña Nieto sería el presidente en 2012 y empezará desde entonces la “cargada propagandística” y la transición presidencial de vuelta (en el 2000 del PRI al PAN y en el 2012 del PAN al PRI), ha desacralizado el tema del informe de gobierno y lo ha puesto no como un triunfo de la oposición sino como un mero acto social donde se invita a los amigos a un asado en el jardín de la casa.

Antes del informe ya se sabía que se impondrían, a cualquier costa, medidas claramente lesivas a la economía de la población y a la estabilidad del país, en una triada “infernal”: reformas hacendaria, energética y educativa.

Además de que México se encuentra al borde de una recesión económica, acusada por la depreciación acelerada del peso, la entrada en vigor de cada una de esas reformas va impactando en forma acumulada y dirigida a la ciudadanía de nivel medio hacia abajo, que es la población cautiva, rebajando su poder adquisitivo de forma progresiva.

Las reformas imponen impuestos a alimentos y medicinas, vende a Petróleos Mexicanos y sienta las bases que acaban con el magisterio independiente y la privatización de la educación a cargo el estado.

La entrada de impuestos que se pierda con la privatización de la renta petrolera (40% del presupuesto nacional), será subsanado por lo que ingrese a partir del consumo de alimentos y medicinas, así como de los salarios “ahorrados” de los docentes que sean dejados sin trabajo a causa de la entrada en vigor de la Ley del Servicio Profesional Docente.

La clase política ha mentido flagrantemente a la ciudadanía, pese a la evidente descomposición social y económica del país sigue mintiendo, hasta algunos de sus integrantes han apoyado la represión de estado; atentan contra la constitución ignorando las mínimas garantías y en clara contradicción el poder judicial desdeña los tratados internacionales señalando que no puede haber ordenamiento alguno sobre nuestra carta magna.

Y mientras la población mayoritaria en el país discurre todos los días preocupada por sobrevivir en un difícil escenario actual, no se entera de la involución económica que cada día se acerca más a su vida diaria, no toma nota de las mentiras que groseramente recetan los políticos, pero las hacen suyas partir de la difusión ad-nauseam que hacen los medios de comunicación, y mucho menos cuenta con el tiempo de deducir la complicidad funcionario y medios en su inevitable empobrecimiento.

Del primer informe de Peña Nieto no hay mucho que decir, ya todo se había dicho antes, sólo se puede señalar que sus partes más sobresalientes fueron intentos de “frases triunfalistas” y que en su redacción y propuestas deja ver influencia del texto del primer informe del sexenio de Carlos Salinas de Gortari (http://tinyurl.com/mrov6gq).

Mentiras desvergonzadas de políticos, medios de comunicación en complicidad con el poder y empobrecimiento de la población mayoritaria formarían en otras latitudes el caldo de cultivo de un enfrentamiento directo ciudadanía-estado, más en México parece que ese proceso es muy lento…

A %d blogueros les gusta esto: